jueves, 20 de marzo de 2008

La muerte en bikini



La muerte en bikini, Servicio secreto, nº 359, Bruguera, 1957. Portada de Provensal.
Novela negra pura y dura, con un protagonista y narrador que se convierte en investigador y se ve envuelto en un asesinato siendo él el principal sospechoso. Con un escenario americano al límite del desierto la novela se desarrolla con la contundencia de una buena película de serie B
La novela empieza cuando al atlético Cliff Duncan, profesor de natación, se le ofrece la posibilidad de trabajar en la Agencia de detectives donde su hermano colabora para un caso aparentemente rutinario: acompañar a una chica -Evelyn, - a una lujosa finca para investigar por qué la amiga de ésta -Julia- lleva dos años sin salir. La tal Evelyn, “rubia y bronceada, pequeña y tan femenina como un vaporoso negligé parisino. Tenía una de las figuras más preciosas que jamás contemplé. Tirando a llenita, y el calificativo de Venus de bolsillo le iba a las maravillas” lleva a Cliff hasta la lujosa finca instalada en medio del desierto donde hay una impresionante piscina. A la finca asisten otros invitados como con desgana -el doctor Duncan, la starlette Olga Carter, el matrimonio Arnold hasta que se descubre el cuerpo sin vida del propietario, Búster Brisson. La trama, no muy alambicada, descubre que Brisson era un chantajista, que todos los invitados eran sometidos a algún tipo de extorsión y aunque todas las pistas parecen acusar a Cliff, éste se esfuerza en demostrar a la competente policía local, con ironía y sarcasmo, su inocencia. Se descubre que Julia estaba enclaustrada porque su marido la quería para sí sólo y le había mentido diciéndole que tenía tuberculosis y debía quedarse en la finca. Muere asesinada Julia Brisson y al final se descubre que la asesina de los propietarios era la espectacular pelirroja “con silueta apabullante”que no quería que nadie supiese de su pasado como prostituta.
La estructura recuerda a Ágata Christie, el estilo y argumento a James M. Cain, la primera persona otorga gran fuerza expresiva, la ambientación con Cadillacs, Pontiacs y Lincoln es impagable, el erotismo estalla por todas partes con tres mujeres de bandera y un hermoso varón como protagonista y el estilo brilla a una altura admirable: Milton Kruger era alguien y había consumido años para crearse una fama de eficiencia. Iba para calvo, su cuerpo era un barril, sus ojos dos Leikas combinadas con caja registradora, y su mente tan aguda como el filo de una navaja.

1 comentario:

LEOFUMOPIO dijo...

Hola he llegado a este blog , mediante el comentario que escribió en los comentarios del blog novela popular.
Permítame felicitarlo por el contenido de su blog , y espero que siga subiendo mas material relacionado a Peter Derby .
Saludos y larga vida a su blog.

Pd: desde ya esta en mis favoritos.
saludos.