viernes, 2 de enero de 2009

Gangsters en Casablanca

Gangsters en Casablanca, Servicio secreto, nº 12, Bruguera, Barcelona, 1950, portada (presumiblemente) de Provensal, ilustraciones interiores de Macabich
Nuevo caso del agente secreto -y aparente gangster- Robert Lark que después de Nueva York, Lisboa y Méjico llega a la ciudad de Casablanca para desmontar las conjuras nazis y habilitar un posible desembarco aliado.
Casablanca 1940. La ciudad, bajo administración de la Francia colaboracionista, bulle por ser punto de encuentro de nazis, espías, luchadores por la libertad, ociosos ricos y bandas de gangsters. A ella llega el yate Neptum bajo el gobierno del capitán Merryval y del segundo Chambers. Sólo arribar ocurren cosas prodigiosas: Chamber es confundido con un emergente gangster recién llegado -Robert Lark- y recibe una soberana paliza del matón local Gil Dumontez. Al volver al barco descubre que su capitán ha sido asesinado.
A partir de ese momento empieza la intervención de las autoridades cuyos máximos representantes son el policía de origen corso Martín Spirito y el nazi Ludwig Konzhofer; ambos son unos miserables pero mientras el primero sólo busca su beneficio personal el segundo es un fanático de la causa aria. Su investigación les lleva a descubrir que existe una red de espías norteamericanos que intentan conseguir para la causa aliada tres importantes ayudas: la de los militares franceses del desierto, la de los rufianes de los bajos fondos y la de los cabecillas locales. En ese complejo entramado de alianzas va cobrando importancia la figura de Robert Lark; su fama de gangster americano le permite moverse por los bajos fondos -aunque ello implique tener que dar alguna paliza a un bruto como Dumontez para demostrar quién es el amo- al tiempo que puede ir ganándose la confianza de los recios militares franceses de la Legión Extranjera. La irrupción de la rica heredera Myrna Capring permite a Lark descubrir que el amor y la pasión son posibles al tiempo que los acontecimientos llevan la trama hasta tensas situaciones. A medida que avanza la acción la identidad de Lark como agente americano es desenmascarada y esto le obliga a precipitar los acontecimientos y a huir hacia un reino casi olvidado donde espera encontrar los apoyos necesarios para empezar una labor de saboteo contra los nazis. Al mismo tiempo, Konzhoffer decide asumir el mando de la operación y eliminar a Spirito; lo consigue pero éste, en un último estertor, consigue pagarle con la misma moneda y asesinarle. Aunque el caíd árabe queda prendado de la belleza de Myrna y decide quedársela en su harén, entra en razón y se suma a la causa de Lark. Éste consigue finalmente sus objetivos, sabotea las instalaciones colaboracionistas y carga el Neptum de explosivos y refugiados que consiguen volver a Estados Unidos y sumarse a la causa de la libertad. Mientras, Lark y Myrna Capring hacen realidad su sueño y se van a vivir a Suiza donde deciden casarse y emprender una plácida vida en común. Nuestro protagonista decide abandonar su condición de agente secreto.”El intendente de la C.I.O mandó también un radiograma que descifrado decía: “Necesitamos su energía, su fuerza, su inteligencia.” La respuesta fue breve y rotunda: “Yo también las necesito”. -- Myrna Capring (p.150)
Buena novela de acción con una equilibrada mezcla de géneros: negra, bélica y exótica. El escenario de Casablanca nos remite a la legendaria película y sin duda el personaje de Spirito algo -mucho- tiene del que interpretaba Claude Rains; el mundo de la legión extranjera ya había surgido en otras novelas de Debry y, de forma singular, aquí aparece enriquecido con la presencia de un reino perdido en el desierto, una suerte de “paraje maravilloso...Recuerda un poco al “Shangri-La” del novelista James Hilton” (p.88)En definitiva, tras tres novelas, parece el último caso de Robert Lark y marca el abandono de las novelas de Servicio Secreto con personaje de continuidad.

2 comentarios:

micharmut dijo...

...como comentaste, gracias a esos minutos que le vas sacando al tiempo, nos vamos enterando de las maravillas de Debrigode...41 veces, pues, tengo que darte las gracias por el año que acabó...
(nunca he leído un Red Colt... y por lo que cuentas, puro folletín, no descansaré hasta conseguirlo...)
(..sí, la portada parece de Provensal)
Saludos señor Soldevilla.

incredibly strange books dijo...

nhorabuena
por esta increíble labor de rescate de una obra olvidada!!
Tal vez te interese pasarte por mi blog
www.incrediblystrangebooks.blogspot.com
donde de vez en cuando se cuela alguna "rareza" bolsilibresca...