martes, 18 de marzo de 2008

La novela negra

Peter Debry es uno de los nombres de referencia a la hora de explicar cómo surgió en nuestro país la novela negra y cómo se consolidó como género literario.
Cuando se habla de novela negra española, la ignorancia y desconocimiento de la tradición autóctona es escandalosa; es frecuente leer cómo se considera 1972 el año de su nacimiento, cuando Manuel Vázquez Montalbán publica Yo maté a Kennedy. ¿Hasta 1972 no hay novela negra española? A pesar de que durante décadas hubo excelentes películas y tebeos de temática negra... ¿no hubo novelas? El disparate es mayúsculo.
Como bien señala Manuel Blanco, la novela negra española nace en los quiscos -como la novela negra norteamericana-, en ediciones baratas de papel de escasa calidad -genuinas pulp fictions españolas- gestadas por el talento de autores excepcionales. A partir de 1972 nace la revisión que del género se lleva a cabo desde perspectivas intelectuales, pero la auténtica novela negra había surgido con un éxito arrollador en décadas anteriores gracias a firmas como Silver Kane o Peter Debry.

2 comentarios:

Alfred dijo...

Bueno, es que depende de lo que entendamos por "novela negra española", si novela negra escrita por y para españoles, en cuyo caso llevaría usted razón, o si novela negra escrita por y para españoles, y reflejando en sus páginas, además, la realidad española, que es, creo yo, lo que se suele entender cuando se habla de eso, de "novela negra española", motivo por el cual se establecen los inicios de la susodicha alrededor del citado año 1972. Que no deja de ser un error, ojo, con eso y con todo, porque ya existían casos anteriores de historias de género negro ambientadas aquí, en España, como sucede con alguna que otra obra del catalán Manuel Pedrolo, pero sí que puede aceptarse, en líneas generales, que a partir de los setenta es cuando de verdad despega del todo la denominada "novela negra española", entendiendo como tal lo dicho anteriormente.

Y tras romper esta lanza en favor de cierto sector de la crítica, y aclarar un par de conceptos, no me enrrollo más y sigo curioseando por su blog, que me parece muy interesante, y muy necesario, también, pues al margen de debates teóricos sobre fechas y demás, me parece imprescindible reivindicar a todos aquellos autores de literatura popular que hicieron las delicias de varias generaciones, con sus modestos relatos, y que en muchos casos, no me cabe la menor duda, no tendrían demasiado que envidiar a muchos autores extranjeros, mucho más valorados aquí, tristemente, por lo general.

Un saludo.

El profesor Gafapasta dijo...

Excelente iniciativa. Sólo he leído una novela de Debrigode, pero me pareció un autor original y con buena prosa. Quiero saber más de él. Que no decaiga el empeño, aquí estaremos leyéndole.

Un saludote.